¿Cómo era la ropa en el siglo XVIII?

¿Cómo era la ropa en el siglo XVIII?

La moda femenina en el siglo XVIII

La vestimenta del siglo XVIII es conocida por su opulencia. En esta época se impusieron las pelucas elaboradas, los ricos bordados y las faldas de gran tamaño. Además de la ropa de día para hombres y mujeres, el V&A tiene en sus colecciones varias mantuas, los vestidos extraordinariamente amplios que se usaban en las ocasiones formales de la corte.

A principios del siglo XVIII, la mantua era usada por las mujeres como ropa de día formal. La seda azul pálido de este ejemplo cosido a mano está brocada en plata con un diseño a gran escala de frutas y hojas fantásticas, un diseño típico de la década de 1720.

Los hábitos de montar de las mujeres del siglo XVIII adaptaban elementos de la vestimenta masculina. Esta chaqueta de lana marrón cosida a mano de la década de 1750 se inspira en un abrigo de hombre, aunque ha sido modificada con una costura en la cintura para ajustarse a las varillas y a una enagua ancha.

Este traje de etiqueta para hombre, cosido a mano, es probablemente de seda francesa, con estampado en color cerusa y crema. Un material tan lujoso se usaba para las ocasiones nocturnas más formales, como el teatro o la ópera.

En el siglo XVIII, las mujeres necesitaban ropa práctica para cabalgar, viajar y pasear al aire libre. Este ejemplo cosido a mano ilustra cómo los estilos de los hábitos de montar de las mujeres se adaptaron a partir del abrigo y el chaleco de los hombres.

Te puede interesar  ¿Cómo funcionaban las primeras tarjetas de credito?

La moda victoriana

El redingote, un vestido inspirado en los abrigos de montar de los hombres ingleses, fue uno de los muchos estilos nuevos e informales de moda para las mujeres en la década de 1780. Las versiones francesas se desviaban de la estricta simplicidad del abrigo de hombre, pero conservaban detalles masculinos, como las amplias solapas de este redingote, el cuello de capa y la falda recortada que imita la línea de un frac. Aunque las revistas de moda solían presentar este estilo como de buen gusto y versátil, algunos críticos conservadores consideraban que la apropiación de la vestimenta masculina era una subversión de los roles tradicionales de género.

Fig. 2. Saco. 1775-1780. Francés, seda. Regalado por la señorita Louise Band. Número de acceso:    T.180&A-1965. Museo Victoria & Albert, Londres. De:    The Victoria & Albert Museum. Consultado el 24 de abril de 2019. http://collections.vam.ac.uk/item/O74217/sack-unknown/.

Fig. 7. (Vestido de mujer) Redingote. ca. 1790. Europa, satén de seda y algodón y tejido liso. Adquirido con fondos aportados por Robert y Mary M. Looker. Número de ingreso:    M.2009.120. Museo de Arte del Condado de Los Ángeles, Los Ángeles. De:    Los Angeles County Museum of Art. Consultado el 24 de abril de 2019. https://collections.lacma.org/node/206270.

Historia de la moda del siglo XVIII

En este retrato de familia inglés, las damas llevan vestidos de colores pastel con faldas cerradas y gorros de encaje. Algunas llevan delantales transparentes. La dama de la derecha lleva una mantua. Los abrigos largos y estrechos de los hombres están adornados con trenzas de oro. c.1730-1740

La moda del periodo 1690-1740 en los países europeos y de influencia europea se caracteriza por un ensanchamiento de la silueta, tanto para hombres como para mujeres, tras el aspecto alto y estrecho de los años 1680 y 90. Esta época se define como estilo barroco/rococó tardío. Las nuevas tendencias de la moda introducidas durante esta época tuvieron un mayor impacto en la sociedad, afectando no sólo a la realeza y a los aristócratas, sino también a las clases medias e incluso a las bajas. La ropa de esta época se caracteriza por los colores pastel suaves, los diseños ligeros, aireados y asimétricos, y los estilos lúdicos. Las pelucas seguían siendo esenciales para los hombres y las mujeres de alto nivel, y a menudo eran blancas; el pelo natural se empolvaba para conseguir el aspecto de moda. El traje del siglo XVIII, si bien carecía del refinamiento y la gracia de épocas anteriores, era claramente pintoresco[1].

Te puede interesar  ¿Cuándo se inventó el primer submarino y quién lo construyó?

La moda inglesa del siglo XVIII

La moda en la Inglaterra del siglo XVIII tenía una gran importancia para la gente. Estaba surgiendo una nueva cultura de consumo y los que tenían medios se esmeraban en vestirse para impresionar. Con el aumento de los transportes en todo el mundo, la moda se extendió a lugares lejanos, pero los habitantes de las afueras de los centros urbanos, como Londres, a menudo se quedaban atrás mientras esperaban que los estilos les llegaran. Como resultado, los habitantes de la ciudad solían mirar con desprecio a sus homólogos del campo cuando se reunían en los bailes.

La moda masculina durante el siglo XVIII era tan importante como la femenina. Los hombres llevaban calzones con camisa, corbata, chaleco y levita como atuendo habitual. Durante todo el siglo XVIII estaban de moda las pelucas y los hombres llevaban el pelo corto, con un mechón largo en la nuca y en la frente, que peinaban dentro de la peluca.

Los calzones de principios de siglo eran amplios en la parte central. El material se recogía en la cintura y se abría con botones. A mediados de siglo, la solapa con botones en la parte delantera era la norma. Las perneras de los calzones eran más ajustadas que la parte superior del pantalón y llegaban hasta debajo de la rodilla. En consonancia con los adornos de la época, los botones abrochaban el cierre en el lado exterior. En esta parte del pantalón se encontraban las medias, que eran de diferentes estilos y colores, aunque la mayoría de las veces eran blancas.

Te puede interesar  ¿Cómo murio Pedro Cieza de León?