¿Cómo murio Wifredo el Velloso?

¿Cómo murio Wifredo el Velloso?

Leonor de Provenza

Cuando el ejército musulmán, dirigido por Tariq ben Ziyad, cruzó el Estrecho de Gibraltar en el año 711, se encontró con el reino visigodo, cuyo corazón era Toledo, en plena agitación interna. Por ello, en sólo tres años el ejército pudo llegar a Huesca y desde allí lanzarse a la conquista de Cataluña y Francia en tres frentes. Dejando atrás los Pirineos, el ejército árabe invadió Aquitania, donde fue derrotado en Poitiers (732) por el futuro rey franco Carlos Martel, abuelo del emperador Carlomagno, poniendo fin al expansionismo del ejército musulmán.

La reacción de los francos ante la expansión musulmana no tardó en manifestarse. Ignorando las fronteras originales del reino visigodo de Toledo, la incursión franca en la Península Ibérica se produjo en sucesivas oleadas. El primer rey franco que logró implantar una frontera estable fue Pepino el Breve, que estableció los Pirineos como barrera natural contra el avance de los árabes. Su hijo, Carlomagno, pretendía llegar a Zaragoza y establecer el río Ebro como frontera (778). Su derrota en Roncesvalles se lo impidió y la reacción árabe no se hizo esperar: Abd al-Malik lanzó un ataque en el que su ejército sitió Girona y arrasó Narbona. Tras la muerte de Carlomagno, su hijo, Luis el Piadoso, continuó con el avance carolingio. Conquistó Gerona (785) y Barcelona (801), desde donde intentó conquistar Zaragoza y Tortosa, pero fue derrotado. La frontera carolingia con el territorio musulmán quedó así definida y nació la “Marca Hispánica”.

Luis el tartamudo

Sinceramente, pensé que alguien se estaba inventando a este tipo, hasta que pensé en el nombre de uno de los primeros reyes ingleses, Ethelred the Unready. Así que lo comprobé, cogí un libro de la biblioteca y me puse a leer.

Te puede interesar  ¿Cuáles son los nombres de los Reyes Católicos?

Como ocurre con tantas figuras históricas, los detalles de su nacimiento son escasos, y los que tenemos son de origen dudoso y tradicional. Lo que se sabe es que era de ascendencia gótica, de la región de Carcasona, nacido cerca de Prades. Se supone que su padre era Wilfred de Arriaount, que fue asesinado, aunque posteriormente fue vengado por su hijo. Otros lo consideran hijo de Sunifred.

A mediados del siglo IX, Cataluña se recuperaba de la dominación sarracena y franca, creciendo y repoblándose bajo la supervisión de los condes locales cuyo poder era otorgado por el imperio carolingio. El imperio se esforzaba por mantener el control, dadas las dificultades de comunicación: la dinastía estaba en decadencia y los Pirineos constituían una excelente barrera para los desplazamientos masivos desde Francia.

La zona estaba realmente controlada por individuos, señores de la guerra locales que buscaban el florecimiento de sus propias localidades (comarcas). La Iglesia volvía a crecer, ya que las parroquias se llenaban de gente que se trasladaba a la zona, y la paz se extendía por toda la región. En esta situación, un hombre se lanzó a traer la independencia a la zona y a sacudirse el dominio externo. Ese hombre era el Conde Guifré.

Ramón berenguer iv conde de provenza

Fue el responsable de la repoblación de la largamente despoblada tierra de nadie en torno a Vic (el condado de Ausona, frontera entre cristianos y musulmanes), del restablecimiento del obispado de Vic y de la fundación del monasterio de Santa María de Ripoll, donde está enterrado.

Wifredo el Velloso fue el conde catalán de Barcelona (878-898) y creó la tradición del paso hereditario de los títulos. Su hijo, Wifred Borell, heredó el condado sin interrupción y lo mantuvo entre 898-914.

Te puede interesar  ¿Qué es el título de Augusto?

Durante el siglo IX se desarrollaron en la Marca Hispánica una serie de entidades feudales primitivas. En general, eran autosuficientes y agrarias, pero estaban gobernadas por una pequeña élite militar. El modelo que se observa en Cataluña es similar al que se encuentra en tierras fronterizas o marchas similares en otros lugares de Europa.

Tradicionalmente, el conde de Barcelona era nombrado directamente por el emperador carolingio, como por ejemplo el nombramiento de Bera (en el año 801). El nombramiento de los herederos no podía darse por sentado. Sin embargo, con el auge de condes fuertes como Sunifred, (fl. 844- 848) y Wilfred, y el debilitamiento del poder real carolingio y luego francés, finalmente el nombramiento de herederos se convirtió en una formalidad. Esta tendencia hizo que los condes se independizaran de facto de la Corona carolingia bajo Borrell II en 985).

Dinastía de los Gellones

Las banderas nacionales, al igual que las canciones, los deportes y los pájaros nacionales, no se apoderan de la imaginación de un pueblo a menos que se vinculen a algo mítico. Uno de los ejemplos más evidentes y sólidos es el de un hombre llamado Wilfred el Peludo. Wilfred ocupa un lugar destacado en la memoria colectiva de los catalanes, los habitantes de Barcelona y sus alrededores, muchos de los cuales han intentado en los últimos años separarse de España. Su entusiasmo por Wilfred se encuentra justo en la intersección de la verdad y la ficción. Para ellos, su vida significa la supervivencia de una nación amenazada; su muerte en la conciencia colectiva significaría la culminación de un genocidio cultural. ¿Quién es Wilfred? ¿Con qué mística especial lo recuerdan los catalanes cuando ondean sus banderas? ¿Y por qué es peludo?

Te puede interesar  ¿Qué es el sapere aude?

Empecemos por los hechos: Wilfred (Guifré el Pilós en catalán) fue un señor de frontera, un “conde”, en los últimos años del imperio carolingio. Pertenecía a una poderosa familia de origen godo. En el año 870 (256 del Hijri musulmán), controlaba los condados fronterizos de Urgell y Cerdaña, tierras situadas bajo los Pirineos en la zona fronteriza que mantenían precariamente los cristianos del norte franco frente a los señores musulmanes del sur ibérico. Sabemos que era pugnaz e inteligente: siempre listo para la lucha, pero con la suficiente brillantez táctica y política como para no dejarse matar durante un par de décadas (mucho tiempo para sobrevivir a la vida de un guerrero en aquellos años). Murió en 897 defendiendo Barcelona contra el ejército de los gobernantes musulmanes Qasi de Zaragoza y Lérida.