¿Cómo se llama la enfermedad que te hace bailar hasta morir?

¿Cómo se llama la enfermedad que te hace bailar hasta morir?

Jonestown

Aunque ahora es el ejemplo más famoso, Estrasburgo no fue la única “plaga de baile” que afectó a Europa durante la época medieval y principios de la moderna. En Alemania, Francia y otras partes del Sacro Imperio Romano Germánico se registraron muchos casos de bailes incontrolados o amenazantes. En siglos anteriores, estos sucesos se interpretaban como un castigo divino o una posesión demoníaca, que se remediaba con soluciones religiosas como procesiones, misas o la intervención directa de los sacerdotes. Dos décadas antes del verano de 1518, un clérigo de Estrasburgo llamado Sebastian Brant escribió en su alegoría satírica La nave de los locos “que el baile y el pecado son una misma cosa”, culpando a Satanás de todo este “baile vertiginoso que se hace alegremente”.

Esta interpretación se ajusta más a las teorías actuales sobre la enfermedad psicógena masiva, inducida por circunstancias políticas y sociales febriles. Durante un tiempo se especuló con la posibilidad de que el cornezuelo -un moho que se encuentra en los tallos de centeno y que puede provocar fuertes alucinaciones y convulsiones- fuera el responsable, pero se ha descartado en gran medida. John Waller, autor del libro de no ficción más popular sobre el tema, “Time to Dance, A Time to Die: The Extraordinary Story of the Dancing Plague of 1518” (Tiempo de bailar, tiempo de morir: la extraordinaria historia de la plaga del baile de 1518), caracteriza en cambio la coreomanía como una “epidemia psíquica” similar a otras que se producen en todo el mundo y que implican otras respuestas corporales involuntarias como la risa o el desmayo.

Te puede interesar  ¿Qué quiere decir púnico?

Tarantismo

La peste del baile de 1518, o epidemia del baile de 1518, fue un caso de manía por el baile que se produjo en Estrasburgo, Alsacia (actual Francia), en el Sacro Imperio Romano Germánico, entre julio y septiembre de 1518. Entre 50 y 400 personas se pusieron a bailar durante semanas.

Los documentos históricos, entre los que se incluyen “notas de médicos, sermones de la catedral, crónicas locales y regionales, e incluso notas emitidas por el consejo de la ciudad de Estrasburgo”, dejan claro que las víctimas bailaron;[1] no se sabe por qué. Las fuentes históricas coinciden en que se produjo un estallido de baile después de que una sola mujer se pusiera a bailar[3], un grupo de mujeres, en su mayoría jóvenes, se unió y el baile no pareció apagarse. Duró tanto tiempo que atrajo la atención del magistrado y del obispo de Estrasburgo, y finalmente intervinieron algunos médicos, que internaron a los afectados en un hospital[cita requerida].

Existe controversia sobre si la gente acabó bailando hasta morir. Algunas fuentes afirman que durante un periodo la peste mató a unas quince personas al día,[7] pero las fuentes de la ciudad de Estrasburgo en la época de los hechos no mencionan el número de muertos, ni siquiera si hubo víctimas mortales. No parece haber ninguna fuente contemporánea a los hechos que haga constar la existencia de víctimas mortales[8].

Vivisección

Antes de que el mundo se viera afectado por la Beatlemanía -mucho, mucho antes, por cierto-, otro tipo de locura recorrió Europa, una que revelaría vínculos con fuerzas demoníacas, cultos religiosos y drogas alucinógenas.

Te puede interesar  ¿Qué velocidad corria Fangio?

La manía del baile fue un extraño fenómeno social que escapa a una explicación clara hasta el día de hoy. Se registró a lo largo de la historia de la Edad Media, y los primeros relatos datan del siglo VII.

Los síntomas variaban, pero había una constante: los “infectados” se movían en grupos, realizando algo parecido a una danza mientras sus cuerpos se agitaban con espasmos, dejando al observador con una sensación de temor. Las personas que participaban en esta actividad no parecían ser conscientes de sí mismas. Como si estuvieran en una especie de trance, a veces la manía de bailar poseía a una persona durante días, semanas y, en algunos casos, meses. No se trataba de una broma, ya que las personas aquejadas por esta peculiar obsesión a veces morían de agotamiento o de hambre.

En 1237, en Erfurt (Alemania), un grupo de niños dio muestras de la manía de bailar, ya que recorrieron las 13 millas que separan la ciudad cercana de Arnstadt, bailando y saltando durante todo el trayecto. Una vez que llegaron a su destino, cayeron al suelo, como consecuencia del agotamiento.

Tanzpest

Descargo de responsabilidad sobre el contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza que cualquier usuario deposite en los materiales contenidos en este sitio web.

Te puede interesar  ¿Qué realidad explica el mito de Prometeo?