¿Cuál fue el Segundo Reich?

¿Cuál fue el Segundo Reich?

Confederación del Norte de Alemania

Está claro: el antisemitismo nazi no podía surgir de la nada. No fue algo que llegó a Alemania como una enfermedad o un accidente (“Betriebsunfall” – “accidente industrial”, como se llamaba a menudo a la época nazi en Alemania en los primeros años después de la Segunda Guerra Mundial). Tuvo una prehistoria, que se sitúa en la época anterior: la República de Weimar y el Kaiserreich. También es necesario señalar, por muy trivial que suene esta afirmación, que el Holocausto ocurrió durante el gobierno nazi y no bajo el Kaiser. El antisemitismo durante el Kaiserreich nunca llegó a ser algo parecido al Holocausto. El Holocausto fue un Novum absoluto en la historia.

Este ensayo tratará de examinar el antisemitismo del Segundo y del Tercer Reich alemán. Abordará la cuestión de en qué sentido este último puede remontarse al primero, a nivel político y social. Para ello, el ensayo se divide en tres partes. La primera trata del antisemitismo de la época del Kaiserreich, su novedad, sus principales protagonistas y su impacto político y social. En la segunda parte se examina qué parte del antisemitismo del Kaiserreich influyó en el ascenso de los nazis y, finalmente, en el Holocausto. La tercera parte contiene otras observaciones.

¿Cuánto duró el segundo reich?

La palabra alemana “reich” significa “imperio”, aunque también puede traducirse como “gobierno”. En la Alemania de los años 30, el partido nazi identificó su gobierno como Tercer Reich y, al hacerlo, dio a los angloparlantes de todo el mundo una connotación totalmente negativa a la palabra. Algunas personas se sorprenden al descubrir que el concepto, y el uso, de tres reichs no es una idea exclusivamente nazi, sino un componente común de la historiografía alemana. Esta idea errónea proviene del uso de “Reich” como pesadilla totalitaria, y no como imperio.  Como se puede ver, hubo dos reichs antes de que Hitler hiciera el tercero, pero es posible que se haga referencia a un cuarto.

Te puede interesar  ¿Qué es la raza goda?

Aunque el nombre de “Sacro Imperio Romano” se remonta al reinado de Federico Barbarroja (hacia 1123-1190) en el siglo XII, el imperio tuvo sus orígenes más de 300 años antes. En el año 800, Carlomagno (742-814) fue coronado emperador de un territorio que abarcaba gran parte de Europa occidental y central; esto creó una institución que permanecería, de una forma u otra, durante más de mil años. En el siglo X, Otón I (912-973) dio un nuevo impulso al Imperio, y su coronación imperial en el año 962 también se ha utilizado para definir el inicio tanto del Sacro Imperio Romano como del Primer Reich. En esta etapa, el imperio de Carlomagno se había dividido, y el resto se basaba en un conjunto de territorios centrales que ocupaban prácticamente la misma superficie que la Alemania moderna.

El imperio alemán

El Imperio Alemán -a menudo llamado Segundo Reich para distinguirlo del Primer Reich, establecido por Carlomagno en el año 800- se basó en dos compromisos. El primero fue entre el rey de Prusia y los gobernantes de los demás estados alemanes, que acordaron aceptarlo como Kaiser (emperador) de una Alemania unida, siempre que pudieran seguir gobernando sus estados en gran medida como lo habían hecho en el pasado. El segundo fue el acuerdo entre muchos segmentos de la sociedad alemana para aceptar una Alemania unificada basada en una constitución que combinaba una poderosa monarquía autoritaria con un débil órgano representativo, el Reichstag, elegido por sufragio universal masculino. Nadie estaba completamente satisfecho con el acuerdo. El káiser tuvo que enfrentarse a un parlamento elegido por el pueblo en votación secreta. El pueblo estaba representado en un parlamento que tenía un control limitado sobre el káiser.

Te puede interesar  ¿Cuándo se formó la Legión?

Como era tradición en Prusia, el káiser controlaba la política exterior y el ejército a través de sus ministros elegidos a dedo, que formaban el gobierno y preparaban la legislación. El gobierno estaba encabezado por un canciller, también seleccionado por el Kaiser, que ejercía su cargo a voluntad de éste y podía ser destituido por él en cualquier momento. El Bundesrat (Consejo Federal) representaba a los príncipes de Alemania. Alrededor de un tercio de sus escaños estaban ocupados por prusianos. Concebido como cámara alta del Reichstag, el Bundesrat, al igual que el Reichstag, debía votar la legislación elaborada por el gobierno antes de que se convirtiera en ley. El Reichstag no tenía poder para redactar leyes. Además, las acciones del gobierno no estaban sujetas a la aprobación del Reichstag, y el gobierno no salía del Reichstag, como suele ocurrir en las democracias parlamentarias.

Imperio alemán 1848

Hobart se convierte en el décimo barón de Zemo. Fue asesinado durante un levantamiento civil en 1879 d.C. Después de que se atentara contra la vida de Guillermo I, el año anterior, se aprobó una legislación que ilegalizaba el partido socialdemócrata que dio lugar al levantamiento. El bisnieto del futuro de Hobart, Helmut Zemo, había intentado salvar su vida, pero retrocedió en el tiempo antes de poder hacerlo. Tras la muerte de Hobart, la Baronía pasó a manos de su hijo, el Barón Herman Zemo[2].

En 1888, tras el fallecimiento de Guillermo I, su hijo Guillermo II destituyó rápidamente a Bismarck[1]. Inicio del reinado de Guillermo II[1]; comienzo de la tendencia a la expansión colonial y a la creación de una armada para competir con el Imperio Británico.

Te puede interesar  ¿Quién inventó el ariete?

En 1914 comenzó la “Gran Guerra”, cuando el archiduque Francisco Fernando, heredero de los tronos del Imperio Austro-Húngaro, fue asesinado por un sicario de Serbia. Austria-Hungría declaró la guerra a Serbia. Debido a varios tratados, Alemania se alió con Austria-Hungría mientras que Rusia ayudó a Serbia; a su vez, Francia se comprometió a defender a Rusia. Gran Bretaña intentó mantenerse al margen del conflicto, pero cuando Alemania invadió Bélgica para flanquear las defensas fronterizas de Francia, Gran Bretaña se unió a la guerra para cumplir los acuerdos con Bélgica.