¿Cuándo abrieron la tumba de Tutankamón?

¿Cuándo abrieron la tumba de Tutankamón?

La enfermedad de Tutankamón

Fue la campaña egipcia de Napoleón de 1798 la que despertó el interés europeo por el antiguo Egipto y sus misterios. Cuando sus tropas se enfrentaron a un ejército de mamelucos a la sombra de las pirámides, les gritó: “desde las alturas de estas pirámides, cuarenta siglos nos contemplan”.

En 1882, los británicos arrebataron el país de las garras de Napoleón y se intensificó la locura por la egiptología. El descubrimiento de una tumba real bien conservada se convirtió en una obsesión. Los antiguos faraones eran famosos por sus suntuosas tumbas. Inevitablemente, las historias de grandes riquezas atrajeron a los ladrones de tumbas, que vaciaron muchas de ellas de sus tesoros e incluso de sus cadáveres. En el siglo XX, sólo quedaba un puñado de tumbas sin descubrir, y presumiblemente intactas, entre ellas la del poco conocido Tutankamón.

Tutankamón, un rey niño que reinó en una época problemática para la XVIII Dinastía, murió con sólo 19 años. Durante los primeros años del siglo XX, el empresario y egiptólogo estadounidense Theodore Davis descubrió algunas pistas antiguas que insinuaban la existencia de una tumba no descubierta del joven faraón. No se les prestó mucha atención hasta que su antiguo colega Howard Carter decidió que Davis podría estar en algo.

Tumba de Tutankamón

La gran exposición TUTANKHAMUN – SU TUMBA Y SUS TESOROS le ofrece una visión única de la arqueología del antiguo Egipto. Emprenda un viaje fantástico y experimente las cámaras funerarias y los tesoros del rey exactamente como fueron descubiertos en 1922 por Howard Carter.

La biografía de Howard Carter es única entre los arqueólogos. A los 17 años era un artista de talento y al principio se dedicó a copiar las pinturas murales ricamente coloreadas de las tumbas del Egipto Medio por encargo del Fondo de Exploración de Egipto. Poco después comenzó sus primeras excavaciones bajo la dirección de su maestro Flinders Petrie.

Te puede interesar  ¿Qué árboles hay en la ciudad de Buenos Aires?

En 1900, este joven arqueólogo de gran talento ascendió al puesto de inspector jefe del Servicio de Antigüedades Egipcias. Sin embargo, pocos años después, un altercado con turistas revoltosos pondría fin a su exitosa carrera. En 1909 Howard Carter inició su colaboración con Lord Carnarvon. Carter acabó convenciendo al conde para iniciar un proyecto muy especial:

Lord Carnarvon financió la empresa durante cinco años a partir de 1917, pero sin éxito. En noviembre de 1922, durante la última temporada de excavación, Carter acabó teniendo suerte y presentó su sensacional descubrimiento al mundo asombrado. Esto desató un furor sin precedentes en la prensa y una auténtica fiebre por Tutankamón que influyó en la época de los dorados años veinte.

La momia de Tutankamón

La tumba de Tutankamón fue descubierta en 1922 por excavadores dirigidos por Howard Carter. Debido a la cantidad y al espectacular aspecto del ajuar funerario, la tumba atrajo un frenesí mediático y se convirtió en el hallazgo más famoso de la historia de la egiptología. La muerte del mecenas de Carter, el conde de Carnarvon, en pleno proceso de excavación, hizo que se especulara con que la tumba estaba maldita. El descubrimiento sólo aportó pruebas limitadas sobre la historia del reinado de Tutankamón y el periodo de Amarna que lo precedió, pero proporcionó información sobre la cultura material de los egipcios ricos de la antigüedad, así como sobre los patrones de robo de las tumbas antiguas. Tutankamón se convirtió en uno de los faraones más conocidos, y algunos objetos de su tumba, como su máscara funeraria de oro, se encuentran entre las obras de arte más conocidas del antiguo Egipto.

Te puede interesar  ¿Qué idioma se habla en Salamanca?

La mayor parte de los bienes de la tumba se enviaron al Museo Egipcio de El Cairo y ahora se encuentran en el Gran Museo Egipcio de Guiza, aunque la momia y el sarcófago de Tutankamón siguen expuestos en la tumba. Las inundaciones y el intenso tráfico de turistas han causado daños en la tumba desde su descubrimiento, y se ha construido una réplica de la cámara funeraria en las cercanías para reducir la presión turística sobre la tumba original.

Exposición de Tutankamón

El descubrimiento de posibles habitaciones ocultas tras los muros de la tumba de Tutankamón en el Valle de los Reyes de Egipto generó muchos titulares la semana pasada. Un equipo de investigadores utilizó un radar de penetración en el suelo (GPR) para escanear la zona, y ha informado de la detección de un espacio de unos 2 metros de altura y al menos 10 metros de longitud.El estudio pretendía ayudar a resolver el debate sobre si -como proponen algunos investigadores- el espacio funerario del joven rey contiene habitaciones ocultas que podrían incluir el lugar de enterramiento de la reina de Egipto Nefertiti. El Consejo Supremo de Antigüedades, organismo gubernamental que aprobó el estudio, aún no ha hecho comentarios. Pero es poco probable que los resultados alcancen el objetivo del estudio.

Esto se debe, en parte, a que deben ser confirmados, idealmente, mediante nuevos estudios. Sin embargo, esto no satisfará a los que dicen que el GPR por sí solo es insuficiente y que la confirmación necesitará más excavaciones. Pero es poco probable que éstas se lleven a cabo, en parte porque cualquier perforación dañaría obras de arte de valor incalculable en su interior.Otro motivo de la continua controversia es la ausencia de pruebas plenamente disponibles. La investigación egiptológica es una empresa compleja con una historia problemática. Egipto carece de recursos para crear su propia infraestructura de investigación y publicación, y este vacío ha sido llenado por equipos de investigación internacionales y financiadores externos, incluyendo empresas privadas, como grupos de medios de comunicación.

Te puede interesar  ¿Dónde vivia César Manrique?