¿Cuándo fue la conquista de Toledo?

¿Cuándo fue la conquista de Toledo?

Toledo debe ver

Ciudad celtíbera en su origen, se convirtió en uno de los lugares más importantes de España antes del año 192 a.C., cuando fue conquistada por Roma. La mejor manera de disfrutar de la ciudad es con una excursión de un día. Hay muchas opciones disponibles desde Madrid, la mayoría de ellas con autobuses para grupos grandes. Nosotros realizamos excursiones diarias (que también pueden reservarse como privadas) a Toledo desde Madrid.

Se convirtió en Toletum Carthaginian. Su ubicación, en lo alto de una roca y rodeada por el río Tajo, la convirtió en una posición estratégica muy importante en la gran meseta castellana. Las invenciones bárbaras llevaron a los romanos y con ellas, Toledo se convirtió en la principal ciudad de los visigodos, desde el siglo VI al VIII.    Durante 3 siglos Toledo fue un Reino que conoció momentos de esplendor, dificultades políticas y sucesivos cambios de poder. Uno de los acontecimientos más significativos de la historia de Toledo fue el Tercer Concilio de Toledo. En este importante Concilio, el rey Recaredo se convirtió del arrianismo al catolicismo. No fue sólo él, sino todo el Estado.

Reconquista español

Toledo es depositaria de más de 2000 años de historia. Sucesivamente fue municipium romano, capital del reino visigodo, fortaleza del emirato de Córdoba, avanzadilla del reino cristiano y, en el siglo XVI, sede temporal del poder supremo bajo el mandato de Carlos V. Sus numerosas obras de arte y arquitectura son producto de tres grandes religiones: el judaísmo, el cristianismo y el islam.

Te puede interesar  ¿Qué fue la Pascalina y quién la invento?

El circo romano de Toledo era uno de los más grandes de Hispania, con 423 metros de largo y 100 metros de ancho, con una pista de 408 metros de largo y 86 metros de ancho[6]. Una inscripción fragmentaria en piedra recoge los juegos de circo pagados por un ciudadano de nombre desconocido para celebrar que había alcanzado el sevirato, una especie de sacerdocio que confería un alto estatus. Los arqueólogos también han identificado partes de un asiento especial del tipo utilizado por las élites de la ciudad para asistir a los juegos de circo, llamado sella curulis. El circo podía albergar hasta 15.000 espectadores[6].

Reino de toledo

La localidad de Carranque, cercana a las poblaciones de Illescas y Esquivias, es famosa por su Santuario de la Caridad, que alberga varios cuadros de El Greco y el Museo de Cervantes. Carranque, además, cuenta con los restos de una villa romana del siglo IV. Podrá hacerse una idea de cómo era la vida en la época en que el Imperio Romano se desmoronaba.

Después de los romanos, los visigodos también ocuparon estas tierras y también dejaron su huella aquí. En la localidad de San Martín de Montalbán se encuentra la iglesia visigoda de Santa María de Melque, que cuenta con un útil centro de visitantes su Centro de Interpretación. Es uno de los mejores ejemplos de arquitectura altomedieval de Europa.

Ocio y diversiónLa provincia de Toledo ofrece también la posibilidad de disfrutar de la naturaleza: caza, pesca y senderismo. La zona es famosa por sus ceramistas y alfareros, y se recomienda una visita a una de las fábricas artesanales.GastronomíaLa provincia de Toledo es conocida por sus deliciosos asados y guisos, entre los platos típicos se encuentran la Estofada de Perdiz, El Cuchifrito, un impresionante plato elaborado con cordero, tomate, huevo, azafrán y vino blanco. También son típicas las tablas de asados de Cordero o Cochinillo asado, y cuando es temporada, la caza silvestre.ClimaLa provincia de Toledo presenta grandes contrastes con inviernos muy fríos y veranos muy calurosos.

Te puede interesar  ¿Cómo conquistaron los Reyes Católicos Granada?

¿Por qué el rey trasladó la capital a Madrid?

Toledo había sido la capital del Reino Visigodo destrozado por la conquista islámica de Iberia en el siglo VIII. A pesar de que la capital de Al Andalus se trasladó a Córdoba, en los siglos siguientes Toledo mantuvo una importancia estratégica como capital de la Marca Media, manteniendo una relativa autonomía bajo el califato omeya de Córdoba a pesar de las repetidas rebeliones. Cuando el califato fracasó, las consiguientes guerras civiles de principios del siglo XI permitieron a Toledo una creciente autonomía. El poder permaneció en manos de los líderes locales, como Abu Bala Ya’is ibn Mubammad, Ibn Masarra, Abd al-Rahman y Abd al-Malik ibn Matiyo. Estos toledanos ofrecieron la ciudad al señor de Santaver (Santabariyya), Abd al-Rahman ibn Dil-Nun, quien, hacia 1035, envió a su hijo Ismail al-Zahir a Toledo para que tomara el control.

Los Banu Dil-Nun (de Banu Zenun) eran una familia de la tribu bereber Hawwara, que había llegado a la península durante la conquista islámica. Se establecieron en la zona de Santaver entre los siglos VIII y X. Durante todo ese tiempo, los Banu Dil-Nun siguieron sublevándose contra el Emirato. Recuperaron su autonomía con el declive del califato durante la primera década del siglo XI: entonces, posiblemente, Abd al-Rahman ibn Dil-Nun fue nombrado señor de Santaver, Huete, Uclés y Cuenca obtenido por el califa Sulayman al-Hakam (1009-10 y 1013-16), llevando el título de “Nasir al-Dawla”. Abd al-Rahman confió a su hijo Ismail el gobierno de Uclés en 1018.