¿Cuándo hay que operar la estenosis lumbar?

¿Cuándo hay que operar la estenosis lumbar?

Laminectomía

La decisión de someterse a una operación de estenosis espinal lumbar suele estar cargada de inquietud, pensamientos de segundas opiniones y retos de recuperación. Además, usted sigue sintiendo dolor y su calidad de vida se ve afectada por los síntomas de la estenosis espinal lumbar. Todo ello conforma una situación estresante que puede hacerle sentir impotente.

Pero la verdad es que usted es quien tiene más poder sobre su atención sanitaria, independientemente del número de médicos que haya en la sala. La decisión de operarse o no de estenosis espinal lumbar es suya. Entonces, ¿cómo sabe si debe operarse?

Lo más importante a la hora de decidirse a operarse es asegurarse de que entiende lo que ocurre. En pocas palabras, la estenosis espinal lumbar es el estrechamiento del canal espinal que protege la médula espinal. Cuando este canal se estrecha, ejerce presión sobre los nervios de la médula espinal.

La estenosis espinal lumbar tiende a empeorar con el tiempo, ya que suele estar causada por la degeneración. Si está considerando la posibilidad de someterse a una cirugía mínimamente invasiva para su estenosis espinal lumbar, ya está adelantado por el simple hecho de tomar medidas para buscar tratamiento. Dejar la estenosis espinal sin tratar puede ser innecesariamente arriesgado para la salud y la función de su médula espinal.

Cirugía de estenosis espinal lumbar

El tratamiento quirúrgico está indicado cuando la estenosis espinal lumbar provoca un dolor intenso en las piernas y signos neurológicos constantes o progresivos, como entumecimiento y debilidad. Antes de considerar la cirugía, se suelen probar varias semanas o meses de tratamientos no quirúrgicos.

Te puede interesar  ¿Qué es la flexión y extensión?

Las investigaciones indican que hasta el 90% de los pacientes pueden experimentar cierto alivio de los síntomas neurológicos tras la intervención quirúrgica.1 En las urgencias médicas, como en el caso de determinados tumores, infecciones, síndrome de cauda equina o síndrome del cono medular, la intervención quirúrgica puede ser importante para evitar daños en los nervios y preservar la función de las piernas.

La cirugía de la columna vertebral para tratar la estenosis lumbar puede realizarse con técnicas mínimamente invasivas o con métodos quirúrgicos abiertos. El objetivo principal de la cirugía es descomprimir las estructuras neurales y proporcionar más espacio para la médula espinal, la cauda equina y/o las raíces nerviosas.

En su caso, estos procedimientos pueden combinarse y realizarse al mismo tiempo. Por ejemplo, un procedimiento de laminectomía puede realizarse junto con una foraminotomía, y la cirugía se denomina laminoforaminotomía. Pueden realizarse procedimientos adicionales en combinación con los anteriores, como la extirpación del ligamento hipertrófico (sobrecrecido).

Estenosis espinal lumbar

La compresión de la médula espinal está causada por cualquier condición que ejerza presión sobre la médula espinal. La médula espinal es el haz de nervios que transporta los mensajes del cerebro a los músculos y otros tejidos blandos. A medida que la médula espinal desciende por la espalda, está protegida por un conjunto de espinas dorsales llamadas vértebras. Estas vértebras también mantienen el cuerpo erguido. Los nervios de la médula espinal pasan por las aberturas entre las vértebras y llegan a los músculos.

La compresión de la médula espinal puede producirse desde el cuello (columna cervical) hasta la parte baja de la espalda (columna lumbar). Los síntomas son entumecimiento, dolor y debilidad. Dependiendo de la causa de la compresión, los síntomas pueden aparecer de forma repentina o gradual, y pueden requerir desde cuidados de apoyo hasta una intervención quirúrgica de urgencia.

Te puede interesar  ¿Qué comen las personas que hacen fitness?

Una de las causas más comunes de la compresión de la médula espinal es el desgaste gradual de los huesos de la columna vertebral, conocido como artrosis. Las personas que desarrollan una compresión medular por esta causa suelen ser mayores de 50 años.

Estenosis foraminal

La estenosis espinal de la columna lumbar, que suele ser el resultado de los cambios por desgaste que se producen de forma natural con la edad, suele producir dolor, calambres, entumecimiento, debilidad y/o una sensación de hormigueo en las piernas que empeora al caminar y mejora al descansar o inclinarse hacia delante. El paciente también puede experimentar dolor lumbar y/o de cadera junto con estas molestias en las piernas relacionadas con la actividad (denominadas claudicación neurógena).

La pregunta clave para muchos pacientes que se enfrentan a este dolor es: ¿cómo puedo decidir si me opero de estenosis lumbar o vivo con los síntomas y los controlo por medios no quirúrgicos? Este artículo aborda esta importante cuestión.

La conclusión es que el momento de consultar a un cirujano sobre la cirugía de la estenosis espinal lumbar es cuando una persona no está satisfecha con su nivel de actividad restringido y ha probado tratamientos no quirúrgicos razonables (como la medicación antiinflamatoria, la fisioterapia y la inyección epidural de esteroides).