¿Cuándo se formaron las cataratas del iguazu?

¿Cuándo se formaron las cataratas del iguazu?

Cuándo se descubrieron las cataratas del iguazú

Según la leyenda local, un dios planeó casarse con una hermosa aborigen llamada Naipí en contra de su voluntad. Ella escapó de él huyendo con su amante mortal, Tarobá, en una canoa tallada a mano en el río. El dios montó en cólera cuando se enteró, tanto que partió el río en dos y creó todas las cataratas para que los dos amantes se condenaran a una caída eterna.

La Garganta del Diablo (Garganta do Diabo en portugués), una catarata en forma de U de 82 metros de altura, 150 metros de ancho y 700 metros de largo, es la más impresionante de todas, y marca la frontera entre Argentina y Brasil. Dos tercios de las cataratas se encuentran en territorio argentino.

Cataratas del Iguazú Argentina

El sendero principal del lado brasileño de las cataratas termina en una pasarela elevada que está completamente rodeada por las cataratas. Aquí, el rocío puede empaparte en minutos, mientras sientes y escuchas el estruendoso rugido del agua. Foto: Tom Smith

“Pobre Niágara”, explicó la primera dama de Estados Unidos, Eleanor Roosevelt, al ver por primera vez las cataratas de Iguazú. Por ello, ningún otro nombre que el de “Grandes Aguas” encaja como el original para describir este grandioso espectáculo de aguas en cascada.

Situadas en la frontera de Argentina, Brasil y Paraguay, las cataratas de Iguazú no son las más grandes (las cataratas Victoria, en el sur de África, tienen esa distinción) ni las más altas (el Salto Ángel, en Venezuela), pero divididas en unos 270 saltos discretos y grandes islas son sin duda una de las formaciones naturales más espectaculares del mundo.

Te puede interesar  ¿Cómo se llama el barrio de los gays en Madrid?

Lo que hace que las cataratas sean especiales para los turistas de a pie es su fácil acceso. Hay pasarelas que se extienden a lo largo de muchas de las cataratas, tanto en el lado argentino como en el brasileño, lo que permite a los visitantes vivir una experiencia cercana e intensa con vistas cautivadoras de estas “grandes aguas”.

Datos de las cataratas del Iguazú

La cascada semicircular que se encuentra en el corazón de este lugar tiene unos 80 m de altura y 2.700 m de diámetro y está situada en una línea basáltica que atraviesa la frontera entre Argentina y Brasil. Formada por numerosas cascadas que producen enormes chorros de agua, es una de las cascadas más espectaculares del mundo. La selva subtropical circundante cuenta con más de 2.000 especies de plantas vasculares y alberga la fauna típica de la región: tapires, osos hormigueros gigantes, monos aulladores, ocelotes, jaguares y caimanes.

La cascada en forma de herradura, de unos 80 m de altura, cae en un frente de 2700 m de ancho en una garganta de basalto justo en la frontera entre Argentina y Brasil. La catarata está reconocida como una de las más espectaculares del mundo, con sus cascadas y salpicaduras. La selva tropical contigua alberga más de 2.000 especies de plantas vasculares y es el hogar de varios animales típicos, como el tapir, el oso hormiguero gigante, el mono aullador, el ocelote, el jaguar y el caimán.

Parque Nacional de Iguazú

El sendero principal en el lado brasileño de las cataratas termina en una pasarela elevada que está completamente rodeada por las cataratas. Aquí, el rocío puede empaparte en minutos, mientras sientes y escuchas el estruendoso rugido del agua. Foto: Tom Smith

Te puede interesar  ¿Cuántas hectareas tiene Puy du Fou Toledo?

“Pobre Niágara”, explicó la primera dama de Estados Unidos, Eleanor Roosevelt, al ver por primera vez las cataratas de Iguazú. Por ello, ningún otro nombre que el de “Grandes Aguas” encaja como el original para describir este grandioso espectáculo de aguas en cascada.

Situadas en la frontera de Argentina, Brasil y Paraguay, las cataratas de Iguazú no son las más grandes (las cataratas Victoria, en el sur de África, tienen esa distinción) ni las más altas (el Salto Ángel, en Venezuela), pero divididas en unos 270 saltos discretos y grandes islas son sin duda una de las formaciones naturales más espectaculares del mundo.

Lo que hace que las cataratas sean especiales para los turistas de a pie es su fácil acceso. Hay pasarelas que se extienden a lo largo de muchas de las cataratas, tanto en el lado argentino como en el brasileño, lo que permite a los visitantes vivir una experiencia cercana e intensa con vistas cautivadoras de estas “grandes aguas”.