¿Cuántas hijas tenía Boudica?

¿Cuántas hijas tenía Boudica?

Prasutagus

Tácito y otras fuentes romanas informan de que la reina Búdica de los icenos tenía dos hijas, cuyos nombres se desconocen. Se considera que su violación por parte de los soldados romanos fue uno de los hechos que impulsaron al pueblo iceno a la revuelta. Según la tradición popular, las hijas acompañaron a su madre a la batalla y murieron junto a ella. Otras tradiciones menos conocidas afirman que una o ambas hijas fueron enviadas antes de la batalla a una remota región británica, fuera del alcance de los romanos.

Para su obra de 1598, Boudicca, William Shakespeare ficcionó a las hijas del personaje principal con los nombres de Epona y Bonvica. En la obra, las hermanas acompañaron a su madre en la batalla contra los romanos. Cuando se hizo evidente que su causa estaba perdida, Epona se arrojó desde una cornisa antes de ser capturada por Suetonio. Bonvica optó entonces por beber veneno con su madre, que dejó que su hija tomara una dosis mayor para asegurarse una muerte más rápida[1].

Reina Isabel – William Cecil – Robert Cecil – Christopher Marlowe – Walter Strawberry – Cicily Sellis – Jane Kendall – Kate – Rey Felipe II – Reina Isabel – Rey Alberto – Richard Burbage – Will Kemp – Enrique – Diego – Baltasar Guzmán – Catalina IbanezGeografía

Película Boudicca

Boudica o Boudica (Reino Unido: /ˈbuːdɪkə, boʊˈdɪkə/, Estados Unidos: /buːˈdɪkə/), conocida en las crónicas latinas como Boadicea o Boudicea, y en galés como Buddug (IPA:  [ˈbɨðɨɡ]),[1][2] fue una reina de la tribu británica de los icenos que lideró un levantamiento contra las fuerzas conquistadoras del Imperio Romano en el año 60 o 61 d.C. Según las fuentes romanas, poco después de fracasar el levantamiento, se envenenó o murió a causa de sus heridas, aunque no hay pruebas reales de su destino. Se la considera un héroe popular británico[3].

Te puede interesar  ¿Cuándo se descubrio la ciudad de Luxor?

El marido de Boudica, Prasutagus, con el que tuvo dos hijas cuyos nombres se desconocen, gobernó como aliado nominalmente independiente de Roma, y dejó su reino conjuntamente a sus hijas y al emperador romano en su testamento. Sin embargo, a su muerte, su testamento fue ignorado, y el reino fue anexionado y sus propiedades tomadas. Según Tácito, Boudica fue azotada y sus hijas violadas[4]. Casio Dio explica la respuesta de Boudica diciendo que las anteriores donaciones imperiales a los influyentes britanos fueron confiscadas y que el financiero y filósofo romano Séneca reclamó los préstamos que había impuesto a los reacios celtas británicos[5].

El renacimiento de Boudicca

Como saben (la mayoría) de los escolares británicos, la reina Boudica fue la reina guerrera de los icenos cuya rebelión contra los romanos fue aplastada rotundamente -aunque con retraso-. Boudica -hoy en día se acepta como la grafía más exacta de su nombre, aunque persiste la popularidad de la latinizada Boadicea, entre otras permutaciones- levantó una rebelión, que unió a los icenos con un puñado de tribus normalmente inclinadas a estar en guerra entre sí, en busca de venganza tras una serie de actos brutales de los romanos. La gota que colmó el vaso fue la humillación pública y la flagelación de la orgullosa reina, recién enviudada y, por tanto, privada de su marido-protector, el rey Prasutagus. Las hijas de Boudica, cuyas edades no se han registrado, fueron violadas por los soldados romanos. Según algunas fuentes, otros miembros de su familia fueron esclavizados. Esta fue la causa inmediata de la rebelión de Boudica en el año 61.

Tras una serie de victorias por sorpresa de los britanos, el conflicto llegó a su punto álgido, probablemente en algún lugar entre Verulamium (San Albano) y Londinium (Londres), en la batalla de Watling Street. El gran general romano Suetonio Paulino había decidido tomarse un descanso de la quema de druidas en Gales para venir a poner fin a la insurrección en el sur. Según el historiador romano Tácito, en las horas previas a la batalla decisiva, Boudica subió y bajó de un carro de guerra a su banda de guerreros para conseguir la victoria. Sin embargo, a pesar de su ira e indignación vitriólica, ella y sus seguidores fueron finalmente -e inevitablemente- derrotados por el imperio más poderoso que Europa había conocido. Boudica se envenenó para evitar la esclavitud o algo peor.

Te puede interesar  ¿Dónde sería el dorado?

Batalla de la calle Watling

Tácito y Dio coinciden en que Boudica era de ascendencia real. Dio dice que “poseía una inteligencia mayor de la que suele corresponder a las mujeres”, que era alta, tenía una larga cabellera pelirroja que le llegaba hasta las caderas, una voz áspera y una mirada penetrante, y que llevaba habitualmente un gran collar de oro (tal vez una antorcha), una túnica de muchos colores y una gruesa capa sujeta por un broche.

En el año 60 o 61, mientras el gobernador de turno, Cayo Suetonio Paulino, dirigía una campaña contra la isla de Mona (la actual Anglesey), en el norte de Gales, que era un refugio para los rebeldes británicos y un baluarte de los druidas, los icenos conspiraron con sus vecinos los trinovantes, entre otros, para rebelarse. Boudica fue elegida como su líder. Según Tácito, se inspiraron en el ejemplo de Arminio, el príncipe de los cheruscos que había expulsado a los romanos de Alemania en el año 9 d.C., y en sus propios antepasados, que habían expulsado a Julio César de Gran Bretaña. Dio dice que, al principio, Boudica empleó una forma de adivinación, liberando una liebre de los pliegues de su vestido e interpretando la dirección en la que corría, e invocó a Andraste, diosa británica de la victoria. Quizá sea significativo que el propio nombre de Boudica signifique “victoria” (véase más arriba).