¿Cuánto fue disminuyendo en extensión el mar de Aral con el paso del tiempo?

¿Por qué está desapareciendo el mar de Aral?

El mar de Aral fue en su día uno de los mayores lagos terminales situados en Asia Central. Su desecación más reciente comenzó en la década de 1960 debido a la expansión del regadío que provocó la desecación de sus dos ríos afluentes. El nivel del lago ha descendido 23 m, su superficie ha disminuido un 74%, su volumen se ha reducido un 90% y su salinidad ha aumentado de 10 a más de 100 g/l, todo lo cual ha provocado cambios ecológicos adversos, como la diezma de especies acuáticas, el inicio de tormentas de polvo/sal, la degradación de los biomas deltaicos, el cambio climático en torno a su antigua costa y graves repercusiones sanitarias y económicas para las poblaciones locales. Es vital reparar y preservar lo que queda de los deltas y los dos ríos afluentes, el Syr Darya y el Amu Darya, no sólo por su valor ecológico y económico, sino también por la salud y el bienestar de las poblaciones de sus alrededores. La restauración de algunas partes del lago ha experimentado mejoras espectaculares y puede proporcionar un marco para minimizar los problemas de contaminación transfronteriza.

El Mar de Aral, un oasis en la antigüedad, se encuentra entre los desiertos de Karakum y Kyzlkum y se alimenta del agua de los altos glaciares que desembocan en los dos ríos, el Syr Darya y el Amu Darya, que entran en el mar desde el norte y el sur, respectivamente. Kazakstán, Kirguistán y Turkmenistán bordean el mar de Aral y en el sur se encuentra la República de Karakalpakstán, cuya población (1,5 millones de habitantes) es la más afectada por la devastación ecológica. La reducción del Mar de Aral en Asia Central se considera uno de los ejemplos más dramáticos de una zona natural destruida por las actividades humanas. Su geografía lo convierte en un excelente estudio sobre cuestiones de contaminación sin fronteras (Whish-Wilson, p. 29).

Te puede interesar  ¿Quién se le apareció a Salomón en un sueño?

Mar de Aral 2021

Para contener la salinidad, se incrementó la extracción de agua subterránea, disminuyendo el nivel de los acuíferos de 53 a 36 metros. El consumo humano se vio afectado: amplios sectores de la población acabaron sin acceso al agua potable y el agua que quedaba estaba muy contaminada por los fertilizantes y pesticidas utilizados en el cultivo del algodón.

La pesca se arruinó. El puerto de Aralsk perdió su agua en 1970 y sus habitantes vieron cómo el mar se alejaba día a día. Los barcos quedaron varados en un desierto de arena salada, una imagen que se convirtió en un icono de la catástrofe.Por otra parte, el mar de Aral perdió su capacidad de regular el clima: los inviernos y los veranos se volvieron más duros y las tormentas de polvo empezaron a afectar a las regiones costeras, arrastrando la sal del antiguo fondo marino. Las consecuencias para la salud de la población fueron dramáticas: se dispararon enfermedades como el cáncer linfático, de hígado y de garganta, la anemia, la bronquitis crónica, la tuberculosis, la fiebre tifoidea, la hepatitis y el asma. La mortalidad infantil alcanzó una tasa de 7,5 por 100; más de la mitad de estos niños murieron de enfermedades respiratorias debido a la sal y los minerales existentes en el polvo que respiraban.

Consecuencias del mar de Aral

ResumenEl mar de Aral es el mayor lago salino de Asia Central. Esta masa de agua salobre era el cuarto lago más grande del mundo antes de que empezara a reducirse en la década de 1960 debido a la extracción de agua para el riego de tierras. La escorrentía disminuyó de 20,6 km3 en 2003 a 4,5 km3 en 2010 y las precipitaciones se redujeron de 9,4 km3 en 1960 a 3 km3 en 2010. Según los datos hidrológicos comparativos entre 1960 y 2005, el volumen de agua del mar de Aral se redujo considerablemente. Los valores observados de escorrentía, evaporación, precipitación y volumen de agua se utilizaron para estimar el volumen de agua de 1957 a 2010, y el coeficiente de determinación para el volumen de agua predicho es de 0,7647. Hemos obtenido los parámetros de regresión utilizando los datos observados anteriormente para estimar además las magnitudes correspondientes de la precipitación, la escorrentía y la evaporación desde 2011 hasta 2031, y como resultado se aplican en la estimación del volumen de agua. Nuestra predicción propone que el volumen de agua del Mar de Aral disminuirá aproximadamente a 75,4 km3 en 2031.

Te puede interesar  ¿Qué papel jugaron los Reyes Católicos de España en el proceso de descubrimiento de América?

El mar de Aral antes y después

Los 3,5 millones de personas que viven en la región han visto cómo su salud, sus empleos y sus condiciones de vida se han ido literalmente al garete. La antaño próspera industria pesquera y conservera se ha evaporado, sustituida por la anemia, la elevada mortalidad infantil y materna y las debilitantes dolencias respiratorias e intestinales.

Además, la reducción del mar también ha afectado al clima continental de Asia Central. Sin la influencia moderadora de una gran masa de agua, las estaciones se han vuelto más extremas. Los veranos, ya de por sí calurosos, se han vuelto más cálidos, secos y largos; y los inviernos, más cortos, amargos y secos.

“Entre todos estos graves problemas”, dice el embajador, “el más grave es el de la salud”. El agua potable contaminada ha tenido efectos nefastos en la salud de la población local. Las mujeres y los niños han experimentado niveles aterradores de mortalidad materna e infantil. Y las enfermedades, la desnutrición y la pobreza asolan la región.

Ya en la década de 1970, la crisis del agua se había agudizado, y las autoridades soviéticas trabajaron para desarrollar varios planes, típicamente monumentales, para aliviar la escasez. Uno de ellos, denominado “Sibaral”, consistía en trasvasar las aguas de los ríos siberianos al mar de Aral. Pero después de numerosos borradores a lo largo de varios años, estos planes fueron finalmente desechados. La cancelación causó una profunda decepción entre los centroasiáticos, intensificando su sensación de abandono y convirtiendo al mar de Aral en un potente símbolo de esa pérdida.