¿Por qué no me gusta limpiar?

¿Por qué no me gusta limpiar?

Por qué odio limpiar mi habitación

Tienes el mismo sentido del humor y el mismo gusto musical, pero lo más probable es que tú y tu cónyuge también tengáis vuestras diferencias, sobre todo cuando se trata de mantener vuestra humilde morada, bueno, limpia y humilde. Aunque las diferencias en los hábitos de organización y limpieza son comunes entre dos compañeros de piso cualquiera, parece ser un tema de disputa especialmente entre las parejas. En una encuesta nacional realizada a 300.000 parejas por Lasting, la aplicación de asesoramiento a parejas número uno del país, las dos fuentes de conflicto más comunes expresadas fueron “cómo se hace exactamente la limpieza” y “qué aspecto tiene la ‘limpieza'”. De hecho, ¡el 76% de los casados pidieron ayuda en la casa la semana pasada! He aquí por qué esto es importante: limpiar en equipo puede ayudar a construir su conexión emocional.

No hace falta que te digamos cuántas discusiones innecesarias pueden surgir por la falta de uniformidad en este aspecto. Para ayudarte a manejar a un marido desordenado o a una esposa desordenada, hemos pedido a los consejeros de pareja sus mejores consejos.

Por qué nunca quiero limpiar

Y mientras que enfrentarse al retrete es la tarea más desagradable para los estadounidenses, limpiar el horno (41%), quitar los pelos del desagüe (38%) y desatascar el fregadero (33%) ocupan los primeros puestos de las 20 tareas domésticas más odiadas.

Estos datos proceden de una nueva encuesta realizada por el proveedor de revestimientos para estanterías Duck Brand. La investigación examinó las actitudes y rutinas de limpieza de la gente y descubrió que, aunque algunas tareas son más divertidas que otras, los estadounidenses están sorprendentemente a la cabeza de las tareas domésticas.

Te puede interesar  ¿Qué medidas tiene el microondas más pequeño?

¿Cómo es usted cuando se trata de mantener la nevera limpia y ordenada? Si lo haces menos de una vez cada cuatro semanas, te quedarás atrás con respecto a los seis de cada diez estadounidenses que se proponen limpiar su nevera al menos una vez al mes.

“Limpiar y organizar puede parecer una tarea pesada, pero es más fácil de lo que se piensa”, dice un portavoz de la marca Duck. “Mantener la concentración en la tarea que se está realizando es la clave. Dar pequeños pasos productivos, como colocar un forro en los estantes, es también un atajo fácil para mejorar tu juego de organización.”

Alguien que no limpia lo que ensucia

Los artículos de Verywell Mind son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud mental. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

Cuando algunas personas se sienten abrumadas o estresadas, pueden probar el yoga, la atención plena o incluso un masaje, pero para otras, limpiar las estanterías, limpiar la cocina o incluso organizar el armario es tan beneficioso para su salud mental como utilizar una aplicación de atención plena.

Por ejemplo, un estudio publicado en “Personality and Social Psychology Bulletin”, descubrió que las mujeres que describían sus espacios vitales como desordenados o llenos de proyectos inacabados eran más propensas a estar fatigadas y deprimidas que las mujeres que describían sus hogares como descansados y reparadores.  Los investigadores también descubrieron que las mujeres con casas desordenadas o desordenadas tenían niveles más altos de cortisol.

Te puede interesar  ¿Qué es evaporación en aire acondicionado?

Por su parte, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Princeton descubrió que el desorden puede dificultar la concentración en una tarea concreta. Más concretamente, descubrieron que el córtex visual de una persona puede verse abrumado por objetos no relacionados con una tarea concreta, lo que dificulta la concentración y la finalización de proyectos de forma eficiente.

Cansado de limpiar lo que hace todo el mundo

¿Alguna vez has sentido que es el día de la limpieza? No es el único. Sobre todo si hay niños y mascotas en casa.    Cuando terminas de limpiar, ya es hora de dar la vuelta y empezar de nuevo. Es difícil esperar algo que se repite tan a menudo. Se reduce la sensación de recompensa que sentimos por haber conseguido una casa limpia, y aparece el temor de “esto otra vez no”.

Consejo: Cambia tu rutina semanal. Ya sea antes o después de las actividades diarias, un día diferente.    Repártela en varios días para que no te lleve tanto tiempo. O simplemente empiece por el extremo opuesto de la casa. Cualquier cosa que rompa la sensación de monotonía será de ayuda.

No hay que subestimar este aspecto. Muchos de nosotros tenemos días en los que no nos podemos molestar y la casa pierde prioridad. No pasa nada.    Pero si te encuentras siempre luchando por encontrar la energía para ordenar y limpiar, esto podría ser un signo de depresión o ansiedad. Una sensación de falta de disfrute, de no comprometerse con la vida, de falta de motivación persistente pueden ser signos de una causa de salud mental. Esto también tiende a extenderse a otras áreas de su vida. También hay otros trastornos mentales que otros pueden interpretar como una aversión a la limpieza. Entre ellos se encuentran el Trastorno de Tempo Cognitivo y el Hording.

Te puede interesar  ¿Cómo se llama el aparato para convertir tu TV en Smart TV?