¿Qué es lo ominoso para Freud?

¿Qué es lo ominoso para Freud?

Francis Bacon : La vida de un artista: Escuela de Historia del Arte

Adolf Hitler se dirige al público en el Sportpalast de Berlín en 1942. Foto de Ullstein Bild/AKGiPor qué amamos a los tiranosEl psicoanálisis explica cómo los autoritarios energizan el odio, la autocompasión y la ilusión mientras prometen el cielo en la Tierrapor David Livingstone Smith + BIOAdolf Hitler se dirige al público en el Sportpalast de Berlín en 1942. Foto de Ullstein Bild/AKG¿Por qué los pueblos han acogido una y otra vez a líderes tiránicos y autoritarios? Durante milenios, los filósofos y teóricos políticos han intentado explicar por qué participamos voluntariamente en nuestra propia opresión sometiéndonos a líderes autoritarios. Y hoy, el ominoso aumento de los regímenes autoritarios en todo el mundo hace que esta cuestión sea más apremiante que nunca.

Platón fue uno de los primeros y más influyentes pensadores en abordar el problema de la tiranía. En la República, escrita hacia el año 380 a.C., sostuvo que los estados democráticos están destinados a caer en la tiranía. Platón no era partidario de la democracia, quizá porque fue la democracia ateniense la que condenó a muerte a su querido maestro Sócrates. Creía que las formas democráticas de gobierno crean una población licenciosa e indisciplinada que es presa fácil para los políticos de discurso suave, hábiles en el arte de complacer sus deseos. En el Gorgias, escrito más o menos en la misma época que la República, nos dice que esos políticos atraen a las masas con promesas malsanas en lugar de alimentar el bien público. La pastelería se ha puesto la máscara de la medicina”, comenta Platón despectivamente, “y pretende conocer los alimentos que son mejores para el cuerpo, de modo que si un pastelero y un médico tuvieran que competir frente a los niños, o frente a hombres tan tontos como los niños, para determinar cuál de los dos, el médico o el pastelero, tiene un conocimiento experto de los alimentos buenos y malos, el médico moriría de hambre”.

Te puede interesar  ¿Qué motor lleva el Santana Aníbal?

Cuando Salvador Dalí conoció a Sigmund Freud: Metamorfosis de

Los artículos de Verywell Mind son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud mental. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y tras actualizaciones sustanciales. Más información.

Por ejemplo, imagine que tiene un sueño muy vívido en el que sale volando por la ventana de su habitación y recorre su ciudad. Las imágenes, los sonidos y el argumento del sueño son el contenido manifiesto. Un intérprete de sueños podría sugerir que su sueño revela un deseo oculto de buscar la libertad de su vida cotidiana. Este significado simbólico detrás del contenido literal del sueño se conoce como contenido latente.

Según el psicoanalista Sigmund Freud, el contenido manifiesto de un sueño incluye las imágenes, los pensamientos y el contenido reales del sueño.  El contenido manifiesto son los elementos del sueño que se recuerdan al despertar.

En su libro La interpretación de los sueños, Sigmund Freud sugirió que el contenido de los sueños está relacionado con el cumplimiento de los deseos. Freud creía que el contenido manifiesto de un sueño, o las imágenes y acontecimientos reales del sueño, servían para disfrazar el contenido latente o los deseos inconscientes del soñador.

Un mar rodeado de visiones [Comprender el arte moderno].

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, Virginia Woolf estaba absorta en la revisión final de Roger Fry, el último saludo a su querido amigo cuya biografía le habían pedido que escribiera. Si esta experiencia de escritura debe considerarse sin duda como fundamental para su experiencia de esa parte limitada del conflicto que soportó, sus lecturas también deben considerarse igualmente fundamentales para la comprensión de su participación en el conflicto. A tal efecto, este ensayo aborda el primer acercamiento documentado y sistemático de Woolf a las teorías psicoanalíticas de Freud, tras la resistencia inicial que tuvo a finales de los años veinte.

Te puede interesar  ¿Qué pasó en el año 1868 en Argentina?

Porque a su alrededor, hasta el final, seguían estando los que había estudiado, la fauna de la noche, y las sombras que aún esperaban entrar en el círculo luminoso de su reconocimientoW. H. Auden, “En memoria de Sigmund Freud” (1939).

1Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, Virginia Woolf estaba absorta en la revisión final de Roger Fry, el último saludo a su querido amigo cuya biografía le habían pedido que escribiera. Si esta experiencia de escritura debe considerarse sin duda como fundamental para su experiencia de esa parte limitada del conflicto que soportó, sus lecturas también deben considerarse igualmente fundamentales para la comprensión de su participación en el conflicto. Para ello, este ensayo aborda el primer acercamiento documentado y sistemático de Woolf a las teorías psicoanalíticas de Freud, tras la resistencia inicial que tuvo a finales de los años veinte. La lectura de su diario resultará primero esencial para comprender mejor su difícil relación con los escritos de Freud y su tardía aceptación de las teorías de éste, y finalmente revelará el papel cada vez más crucial que la no ficción en general desempeñó en esos últimos y angustiosos años de su carrera.

Profundidad (con JuiceTheKiddd)

El provocativo ensayo de Philip Pilkington, “Generación contra generación” (diciembre), retrata a los países capitalistas desgarrados por las tensiones generadas por la baja fertilidad y el envejecimiento de la población. Aporta algunas reflexiones interesantes, algunas conclusiones muy discutibles y una serie de… Seguir leyendo “

La amplia y magistral crítica de Julia Yost a The Body Keeps the Score (“By Our Wounds We Are Healed”, octubre) es demoledora en su conjunto. Sin embargo, me pregunto si a Bessel van der Kolk le importará. Como comentó Liberace cuando se le planteó un reto similar, “lloré todo el camino hasta…”. Seguir leyendo “

Te puede interesar  ¿Cuáles eran las reglas básicas en el código de la caballería?

Emma Eckstein era una sangradora: Le gustaba sangrar. Quería vaciarse en el mundo. Estaba enferma y moribunda, porque eso era lo que deseaba. Esta no es mi interpretación; es el análisis que ofreció su médico, un tal Sigmund Freud. Emma fue una de las primeras pacientes de Freud, pero… Continue Reading “

FREUD Aunque “La Contraportada” suele ser mi parte favorita de First Things, debo objetar la caracterización de David Bentley Hart de la psicoterapia freudiana como determinista en “Roland on Free Will” (febrero). Como psiquiatra que ha practicado y enseñado psicoterapia psicodinámica . . . . Continue Reading “