¿Qué reflexión deja la película El pianista?

¿Qué reflexión deja la película El pianista?

Análisis de la película El pianista

Se trata de una historia realmente desgarradora sobre un hombre cuya familia pereció en el Holocausto y sobre su supervivencia a la soledad, las privaciones, el hambre y el terror mientras se escondía durante la ocupación nazi. En mi opinión, es una de las mejores descripciones del holocausto. Esta película se acerca a la lista de Schindlers en la descripción de los horrores del Holocausto. Brody realiza una actuación maravillosa y absolutamente conmovedora. La historia describe el desmoronamiento emocional y cultural de la comunidad judía perseguida a medida que la política nazi se endurece a su alrededor. Excelente actuación de Brody.

El pianista es un relato de la experiencia vital real de un pianista polaco durante la Segunda Guerra Mundial, en el contexto de la deportación de la comunidad judía al gueto de Varsovia, un escenario prácticamente ausente en todas las películas inspiradas en la Segunda Guerra Mundial.

LA PIANISTA es una película que toma un tema oscuro e inquietante -la persecución de los judíos de Varsovia por los nazis en la Segunda Guerra Mundial- y lo convierte en un viaje fascinante y cautivador. Roman Polanski podría haberla convertido en una película sensiblera y sentimental como La lista de Schindler de Spielberg, pero afortunadamente evita esa tentación y el resultado es la mejor película de las dos. La película se vuelve cada vez más oscura y, sin embargo, el espectador es incapaz de apartar los ojos de la pantalla porque todo está muy bien realizado y es muy realista. Adrien Brody interpreta los ojos y los oídos del espectador de forma discreta, pero ofrece su mejor y más creíble interpretación como resultado. La historia tiene mucha oscuridad y violencia, pero el experto trabajo de cámara de Polanski y su interminable estilo evitan que el tema se vuelva deprimente; en su lugar, hay suficiente tensión para mantenerte involucrado y con ganas de saber qué pasa después. La película llega a un clímax conmovedor que no decepciona.

Te puede interesar  ¿Cuál es el animal sagrado de la cultura olmeca?

La reacción del pianista

Estas memorias fueron escritas inmediatamente después de la guerra, en 1945, y describen, en una prosa casi sin ambages, las terribles experiencias de Szpilman en esos años: el asedio alemán a Varsovia, la larga ocupación, la creación del gueto judío, los dos años que pasó en él, cómo escapó de la deportación de la mayoría de los judíos del gueto a los campos de exterminio, cómo se escondió y sobrevivió al terrible mes del malogrado Levantamiento de Varsovia, y su eventual libertad una vez que los alemanes fueron expulsados de la ciudad por el avance del Ejército Rojo.

La historia avanza muy rápido. Cada uno de estos periodos se trata en unas pocas páginas, el texto completo apenas tiene 180 páginas. El autor destaca los momentos reveladores, las imágenes que vio, las atrocidades que presenció, lo suficiente para pintar una escena, para conmocionar, y luego sigue adelante.

Szpilman no era un escritor por profesión ni por temperamento. Esto es bueno porque significa que su relato no está cargado de descripciones floridas ni de pesadas especulaciones socio-filosóficas. Se limita a contar lo que vio. Si hay un aspecto o técnica literaria es la nota de amarga ironía o sarcasmo que aflora con regularidad, a menudo cuando habla de la “civilización” y “cultura” de los bestiales alemanes, de su alucinante crueldad y sadismo, de las porras de goma con las que azotan las SS y que tienen cuchillas de afeitar en el extremo, de los látigos con cojinetes de bolas incrustados en el cuero (p. 118 ) o el pervertido que obligaba a los que se portaban mal a agacharse y a meterles la cabeza entre los muslos, que aplastaba lo mejor que podía mientras les azotaba el culo, hasta que se desmayaban de dolor (p.121).

Te puede interesar  ¿Cómo se escribe casacas?

El pianista netflix

El pianista se estrenó en el Festival de Cine de Cannes de 2002 el 24 de mayo de 2002, donde ganó la Palma de Oro, y se estrenó en septiembre; la película recibió un amplio reconocimiento de la crítica, que elogió la dirección de Polanski, la actuación de Brody y el guión de Harwood. [7] En la 75ª edición de los premios de la Academia, la película ganó el premio al mejor director (Polanski), al mejor guión adaptado (Harwood) y al mejor actor (Brody), y fue nominada a otros cuatro premios, incluido el de mejor película (que perdió frente a Chicago). También ganó el premio BAFTA a la mejor película y el premio BAFTA a la mejor dirección en 2003, y siete Césares franceses, entre ellos el de mejor película, mejor director y mejor actor para Brody[8] Fue incluida en la lista de las 100 mejores películas del siglo XXI de la BBC en 2016.

En noviembre de 1940, Szpilman y su familia se ven obligados a abandonar su hogar y trasladarse al aislado y superpoblado gueto de Varsovia, donde las condiciones no hacen más que empeorar. La gente se muere de hambre, los guardias de las SS son brutales, los niños hambrientos son abandonados y hay cadáveres por todas partes. En una ocasión, los Szpilman son testigos de cómo las SS matan a toda una familia en un apartamento al otro lado de la calle durante una redada, e incluso arrojan a un anciano en silla de ruedas por una ventana a cuatro pisos de altura.

El libro del pianista

Publicado en inglés1999: El pianista: The Extraordinary Story of One Man’s Survival in Warsaw, 1939-45, Londres: Victor Gollancz Ltd.Tipo de soporteImpresión (tapa dura y rústica)Páginas224 pp. (primera edición en inglés)PremiosPremio Jewish Quarterly-Wingate de no ficción (2000)[2]ISBN978-0312263768 (Picador primera edición, 2000)OCLC41628199

Te puede interesar  ¿Cuáles son necesidades primarias?

En 1933, después de que Adolf Hitler y el Partido Nazi subieran al poder en Alemania, Szpilman regresó a Varsovia, donde trabajó como pianista para la Radio Polaca[7] Durante la invasión de Polonia en septiembre de 1939, las bombas alemanas destruyeron la central eléctrica que mantenía en funcionamiento la Radio Polaca. Szpilman tocó la última grabación en directo de la emisora antes de la guerra (un recital de Chopin) el 23 de septiembre de 1939, el día que dejó de emitirse[8].

En 1940, muchas de las carreteras que conducían a la zona reservada al gueto de Varsovia estaban bloqueadas con muros. No se dio ninguna razón para los trabajos de construcción. En las calles que iban a delimitar el gueto aparecieron avisos que anunciaban que la zona estaba infectada de tifus[c] Szpilman describe un artículo de periódico que apareció poco después de que se anunciara el gueto: