¿Qué tipos de robots autónomos existen?

¿Qué tipos de robots autónomos existen?

Introducción a los robots autónomos

Un robot autónomo es un robot que actúa sin recurrir al control humano. Los primeros robots autónomos del entorno fueron conocidos como Elmer y Elsie, que fueron construidos a finales de los años 40 por W. Grey Walter. Fueron los primeros robots de la historia que se programaron para “pensar” como lo hacen los cerebros biológicos y que pretendían tener libre albedrío[1]. Elmer y Elsie fueron etiquetados a menudo como tortugas por su forma y su manera de moverse. Eran capaces de realizar fototaxis, que es el movimiento que se produce en respuesta al estímulo de la luz[cita requerida].

Los brazos robóticos industriales que trabajan en líneas de montaje dentro de las fábricas también pueden considerarse robots autónomos, aunque su autonomía está restringida debido a un entorno muy estructurado y a su incapacidad de locomoción.

Esta sección necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado. (Diciembre de 2020) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Historia de los robots autónomos

A medida que los fabricantes de robótica continúan ofreciendo innovaciones en cuanto a capacidades, precio y factor de forma, las soluciones robóticas se están implementando en un número cada vez mayor de industrias y aplicaciones. Los avances en la potencia de procesamiento y las capacidades de la IA hacen que ahora podamos utilizar los robots para cumplir objetivos críticos de una gran cantidad de formas.

Te puede interesar  ¿Cuál es la tasa de refresco del Note 9?

Los AMR se mueven por todo el mundo y toman decisiones casi en tiempo real sobre la marcha. Tecnologías como los sensores y las cámaras les ayudan a captar información sobre su entorno. El equipo de procesamiento a bordo les ayuda a analizarla y a tomar una decisión informada, ya sea moverse para evitar a un trabajador que se aproxima, elegir exactamente el paquete adecuado o seleccionar una superficie apropiada para desinfectar. Son soluciones móviles que requieren una intervención humana limitada para hacer su trabajo. Más información sobre los AMR.

Mientras que los AMR recorren el entorno con total libertad, los AGV se basan en pistas o recorridos predefinidos y suelen requerir la supervisión de un operario. Se suelen utilizar para entregar materiales y mover artículos en entornos controlados, como almacenes y plantas de producción.

Robots teleoperados

Los almacenes, las empresas de logística, los negocios agrícolas y las instituciones sanitarias buscan formas nuevas e innovadoras de mejorar la eficiencia operativa, aumentar la velocidad, garantizar la precisión y aumentar la seguridad. Muchos recurren a los robots móviles autónomos (AMR) en busca de ayuda.

Un robot móvil autónomo es un tipo de robot que puede entender y moverse por su entorno de forma independiente. Los AMR se diferencian de sus predecesores, los vehículos de guiado autónomo (AGV), que se basan en pistas o trayectorias predefinidas y a menudo requieren la supervisión de un operario.

Muchas empresas utilizan los AMR para tareas que serían perjudiciales o imposibles para los trabajadores humanos. Por ejemplo, pueden utilizarse para limpiar y desinfectar zonas para mejorar la salud y la seguridad, transportar muestras contagiosas de laboratorio en hospitales, transportar cargas pesadas en entornos industriales o trabajar en condiciones extremas en las que los humanos no pueden ni deben trabajar.

Te puede interesar  ¿Cómo personalizar mi smartwatch Huawei?

Los AMR evalúan y responden dinámicamente a su entorno mientras realizan diversas tareas, todo ello sin la supervisión directa de un operador. Las soluciones de localización y mapeo simultáneos (SLAM) y la tecnología avanzada de mapeo permiten a los AMR comprender y ajustarse a los cambios de su entorno. Esta flexibilidad los convierte en una valiosa herramienta que puede utilizarse en distintas aplicaciones e industrias.

Robots autónomos e inteligencia artificial

Los sistemas autónomos, como los coches que se conducen solos y algunos robots, funcionan sin intervención humana. En esta sección, aprenderá lo que define a los sistemas autónomos y los distintos niveles de autonomía. También encontrará ejemplos de sistemas autónomos en el mundo actual.

Un sistema autónomo es aquel que puede alcanzar un determinado conjunto de objetivos en un entorno cambiante, recopilando información sobre el entorno y trabajando durante un largo periodo de tiempo sin control ni intervención humana. Los coches sin conductor y los robots móviles autónomos (AMR) utilizados en los almacenes son dos ejemplos habituales.

La gran mayoría de los sistemas actuales conocidos como autónomos son semiautónomos y no totalmente autónomos. Los coches con sistemas de ayuda al conductor, como el asistente de mantenimiento de carril y los sistemas de frenado avanzados, son semiautónomos, al igual que los sistemas de cirugía robótica, las aspiradoras robóticas y la mayoría de los vehículos aéreos no tripulados (UAV y drones). La mayoría de los sistemas totalmente autónomos, como los coches sin conductor, siguen siendo demasiado costosos, requieren muchos datos, consumen mucha energía o son inseguros para un uso público generalizado.