¿Quién gobernaba en 1910 en España?

¿Quién gobernaba en 1910 en España?

España 1986

El 7 de agosto de 1936, el anarco-bolchevique Victor Serge envió una carta desde Bruselas a su viejo amigo y camarada Andrés Nin en Barcelona. Había cosas muy urgentes que discutir con Nin, líder del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) de España. Su amistad se remontaba a la guerra civil rusa, cuando los dos radicales se habían unido primero a la lucha por defender la revolución bolchevique de los enemigos internos y externos y más tarde apoyaron a León Trotsky y a la Oposición de Izquierda contra José Stalin.

Ahora, 15 años después, Serge le comunicó a Nin la mezcla de aprensión y alegría que sentía al saber que “por fin estás dentro de la gran convulsión” desatada en España y deseaba aprender todo lo que pudiera de la situación, para poder respirar de nuevo “el aire tónico de la revolución”. En este momento de decisión, expuso, “sólo la clase obrera puede luchar contra el fascismo: sólo ella puede crear una república digna de ese nombre, una democracia que no sea otra emboscada. Tiene derecho a gobernar: puede y debe empezar a curar y superar las miserias, a transformar la sociedad.”

Gobierno español 1918

En particular, los criollos (los nacidos en Nueva España de padres españoles) se resentían de ser considerados inferiores por los nacidos en la patria europea. Vieron una oportunidad en la guerra española contra la invasión de Napoleón de 1808.

El 16 de septiembre de 1810, Hidalgo liberó a los prisioneros de la ciudad de Dolores, encerró a las autoridades españolas y llamó al pueblo a la rebelión haciendo sonar las campanas de la iglesia. Hidalgo comenzó con 600 hombres, pero pronto contó con 100.000 y tomó las ciudades del centro de México. Hidalgo fue engañado, capturado y condenado al año siguiente, y fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento el 30 de julio de 1811.

Te puede interesar  ¿Cómo se creó el futurismo?

Morelos, procedente de la ciudad occidental de Valladolid (actual Morelia), dirigió exitosas campañas en 1812 y 1813, que incluyeron la toma de la ciudad de Acapulco, el entonces principal puerto comercial de la costa del Pacífico. Fue capturado y fusilado el 22 de diciembre de 1815. A pesar de los reveses, el movimiento independentista continuó bajo el mando del coronel criollo Agustín de Iturbide. El 28 de septiembre de 1821 se nombró el primer gobierno independiente con Iturbide a la cabeza.

España 1905

Las elecciones generales españolas de 1919 se celebraron el domingo 1 de junio y el domingo 15 de junio de 1919 para elegir las XVIII Cortes de la Restauración del Reino de España. Se elegían los 409 escaños del Congreso de los Diputados y 180 de los 360 del Senado[2][3].

La Constitución española de 1876 consagró a España como una monarquía constitucional, otorgando al Rey el poder de nombrar a los senadores y de revocar las leyes, así como el título de comandante en jefe del ejército. El Rey también desempeñaría un papel clave en el sistema de El Turno Pacífico, nombrando y derribando gobiernos y permitiendo que la oposición tomara el poder. Bajo este sistema, los partidos conservador y liberal se alternaban en el poder mediante el amaño de las elecciones, que conseguían a través del encasillado, utilizando los vínculos entre el Ministerio de Gobernación, los gobernadores civiles provinciales y los caciques locales para asegurar la victoria y excluir a los partidos menores del reparto de poder[4].

Las Cortes españolas se plantearon como “órganos colegisladores”, basados en un bicameralismo casi perfecto. Tanto el Congreso de los Diputados como el Senado tenían funciones legislativas, de control y presupuestarias, compartiendo competencias iguales, salvo en las leyes de contribución o crédito público, en las que el Congreso tenía preeminencia[5][6] El voto para las Cortes se basaba en el sufragio universal masculino, que comprendía a todos los varones nacionales mayores de veinticinco años, con al menos dos años de residencia en un municipio y en pleno goce de sus derechos civiles. El voto era obligatorio excepto para los mayores de 70 años, el clero, los jueces de primera instancia y los notarios[7].

Te puede interesar  ¿Quién sucedió en el trono a la reina Elizabeth?

España franquista

Los principales acontecimientos históricos que tuvieron lugar en España fueron periodos en los que el país era una fuerza imperial global que daba forma a Europa, África y América, y en los que fue un hervidero de fervor revolucionario que lo llevó al borde de la desintegración.

Los primeros ocupantes humanos de la península ibérica, donde se encuentra España, llegaron hace al menos 1,2 millones de años y desde entonces España estuvo ocupada de forma ininterrumpida. Los primeros registros de España se escribieron hace unos 2.250 años, por lo que la historia de España se inició con la llegada de los gobernantes norteafricanos de Cartago tras el final de las primeras guerras púnicas.

Desde entonces, España ha sido formada y reformada por sus diferentes dueños (visigodos, cristianos, musulmanes, Inglaterra y Francia, entre otros); y ha sido tanto una fuerza imperial en todo el mundo como una nación a merced de sus vecinos invasores. A continuación se exponen los momentos importantes de la historia de España que han contribuido a inventar la democracia fuerte y próspera que es hoy.

Derrotada en la primera guerra púnica, Cartago -o al menos los líderes cartagineses- dirigió su atención a España. El gobernante de Cartago, Hamílcar Barca (muerto en el año 228 a.C.), inició una campaña de conquista y asentamiento en España, estableciendo una capital para Cartago en España en Cartagena en el año 241 a.C. Tras la muerte de Barca, Cartago fue dirigida por el yerno de Hamílcar, Hasdrúbal; y cuando éste murió, siete años después, en el 221, el hijo de Hamílcar, Aníbal (247-183 a.C.), continuó la guerra. Aníbal avanzó hacia el norte, pero llegó a enfrentarse con los romanos y su aliado Marsella, que tenía colonias en Iberia.

Te puede interesar  ¿Cuándo muere halfdan?